Col. nº 935 - Col. Of. Fisioterapeutas de Galicia
Registro Sanitario: C-36-001547
Osteopatía en bebés y niños - Pablo Losada Crespo

La osteopatía en bebés y niños

La osteopatía es un acercamiento efectivo y natural al cuidado de la salud en todas las etapas de la vida. Los osteópatas tratan bebés y niños con una gran variedad de patologías, y también para asegurarle un desarrollo postural saludable y correcto.

Muchos de los problemas que sufren los bebés y los niños ocurren antes, durante e inmediatamente después del parto, pudiendo el recién nacido quedarse con tensiones incómodas tanto en su cráneo como en el resto del cuerpo. Estas tensiones pueden derivar en problemas como atragantamientos durante la lactancia, irritabilidad, cólicos, gases y patrones de sueño alterado.

Los niños más mayores pueden sufrir de dificultades con la movilidad y el juego, pudiendo sentarse, gatear y caminar antes de lo debido, utilizando este movimiento para aliviar este disconfort físico. Se alteran los patrones de sueño, la dentición puede ser especialmente incómoda e incluso pueden golpearse la cabeza o tirarse del pelo para aliviar esa tensión.

El tratamiento osteopático puede obtener una importante mejoría en esos casos, teniendo especial éxito en el tratamiento de los prematuros. Estos bebés sufren inevitablemente de estrés y trauma durante el parto, y posteriormente más aún debido al equipamiento necesario para estabilizarlos.

¿Puede la osteopatía ayudar a mi niño?

Muchos de los problemas más comunes que sufren los bebés y los niños se pueden tratar eficazmente con osteopatía.

Los problemas más frecuentes en los bebés son:

  • Llantos o irritabilidad
  • Cólicos del lactante
  • Problemas digestivos, gases
  • Alteraciones del sueño
  • Plagiocefalia
  • Estreñimiento
  • Reflujo
  • Bronquiolitis
  • Otitis de repetición
  • Tortícolis congénita
  • Obstrucciones del lagrimal
  • Problemas músculo-esqueléticos (escoliosis, hipercifosis, pie zambo…)
  • Susceptibilidad a las infecciones y a un sistema inmune agotado
  • Otitis y otitis de repetición, eventualmente con pérdida de audición
  • Problemas dentales y de la ATM
  • Sinusitis y rinitis constantes
  • Problemas de comportamiento y dificultades en el aprendizaje: falta de concentración, niños inquietos, problemas para sentarse erguidos e hiperactividad
  • Dolores de cabeza y otros dolores

Las deformidades en la cabeza pueden continuar para obstaculizar el crecimiento y desarrollo del cerebro del niño. El comportamiento del niño puede ser inestable, y puede tener problemas tanto de coordinación como en su desarrollo físico.

Pueden ser vulnerables a las infecciones de oído crónicas, oídos serosos, cefaleas, dolores del crecimiento y dolores de estómago. Muy comúnmente puede tener una respiración bucal, y sufrir de problemas en el desarrollo tales como dislexia, dispraxia, déficit de atención e hiperactividad. También puede sufrir la postura del niño, con la cabeza inclinada hacia un lado y un hombro más alto que el otro.

Los osteópatas podemos ayudar al cuerpo a ajustarse a las demandas posturales del mismo, analizando, tratando y manejando los problemas asociados al crecimiento. La osteopatía hace una gran contribución para asegurar que la gente joven esté sana.

Manual de osteopatía en bebés con cólico del lactante

¿A qué edad debería tratarse mi niño?

Cuanto más temprano sea el tratamiento muchísimo mejor. Los niños de cualquier edad se pueden beneficiar de la osteopatía, nunca es demasiado pronto para comenzar.

El tratamiento temprano reduce los obstáculos en el crecimiento y limita la severidad de cualquier dificultad en el aprendizaje.